Escondido en la selva tropical del centro de Panamá, el Camino de Cruces es una pieza olvidada de la historia. Este camino histórico fue en su día la única carretera que conectaba el Pacífico y el Atlántico del país, y desempeñó un papel vital en la economía panameña durante siglos. Hoy en día, es una popular ruta de senderismo que ofrece a los visitantes la oportunidad de explorar la selva y conocer la rica historia de Panamá.

El Camino de Cruces fue construido originalmente por los españoles para transportar oro y otros productos valiosos a España. Era traicionero y se perdieron muchas vidas. 

El Camino de Cruces fue finalmente accesible a los vehículos en 1937, cuando se construyó la Carretera Panamericana. Sin embargo, para entonces se habían establecido otras rutas entre las dos costas de Panamá, y cayó en desuso. En la actualidad, sólo queda un pequeño tramo del original accesible en vehículo.

El Camino de Cruces es una pieza olvidada de la historia de Panamá que merece la pena explorar. Este pintoresco sendero ofrece a los excursionistas la oportunidad de ver algunos de los bosques tropicales más prístinos de Panamá, a la vez que aprenden sobre la rica historia del país. Si está buscando una aventura fuera de lo común en Panamá, asegúrese de añadirlo a su lista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *